Hay personas que aun piensan que los cruceros son caros, pero no nos engañemos hay de todo. Si buscamos bien podremos organizar nuestros próximos viajes low cost contando con las mejores prestaciones y poder visitar lugares increíbles de manera más fácil de lo que pensamos.
Hoy os buscaré viajes en crucero por lugares exclusivos y muy baratos y que, a pesar del precio, sean muy interesantes. No me canso de decir que el precio no es sinónimo de calidad ni de estilismo… Sí que es cierto que un crucero de x mil suele ser más completo, pero no es “tan mejor” en muchas ocasiones.


Unos de los cruceros más baratos que podremos encontrar son los que van por el Mar Mediterráneo occidental. También tenemos la suerte que tenemos varias capitales en la península que son salida o base de cruceros, recordemos que hasta hace poco solamente contábamos con la capital catalana, pero actualmente desde que Alicante, Málaga o Valencia son puertos de salida de estupendos viajes cruceristas sin duda ha hecho que los costes de un viaje de ensueño sean menores.
Por debajo de los quinientos euros podremos realizar circuitos como el que ofrece MSC con escalas en Valencia, Marsella, Génova, Roma, Palermo, Cagliari y Palma de Mallorca. Costa ofrece uno con el mismo rango de precios con Savona, Marsella, Barcelona, Cadiz, Valencia y Lisboa u otro con Salida en Valencia que pasa por Francia, Italia (Génova), Roma por debajo de los doscientos. Todos ellos con calidades de primera y que nos resultarán gratificantes a todos.
Visitar Marsella no es que sea lo más interesante del mundo, tiene ese aire a setentero que te tiene que gustar. No digo que sea mal destino, pero tampoco es Valencia…por poner un ejemplo. Pero aun así, tendremos lugares que no debemos saltarnos. La Basílica de Notre Dame de la Garde es el icono de la ciudad y cuenta con vistas de toda la ciudad. También los aficionados a los museos tendremos nuestros lugares, el Museo de las civilizaciones de Europa y el Mediterráneo. Es una perfecta combinación de lo nuevo y lo antiguo de Marsella.
Palermo es uno de esos lugares poco valorado en mi opinión, teniendo tan poca “fama” comparado con otros destinos y que creo que se merece mucho más. El Teatro Massimo, la vía Maqueda, todo el centro de la ciudad, las catacumbas de los Capuccinos, su catedral. No tiene fin.
Génova es otro de esos lugares para no aburrirse, desde el Palazzo del Principe Doria, los hoteles Miramare y Colombia, el palacio Real o alguno de sus museos no debemos perdérnoslos.
Os dejo que sigáis pensando donde ir en vuestro próximo crucero, espero que os haya gustado.