¿Cómo funciona la asistencia médica a bordo de un crucero? Es una duda sencilla pero que debemos tener claro, en el supuesto caso de que necesitemos recibir atención sanitaria durante nuestro crucero, podremos contar con el personal médico a bordo. Todos los buques que tienen más de 100 personas a bordo y que realizan un viaje internacional cuya duración es superior a tres días, están obligados a disponer de un equipo médico que aborde problemas menores de salud y emergencias, en cuyo caso se estabiliza al paciente y, si procede, se le prepara para una evacuación médica, es decir, se le traslada a un hospital en tierra.


Si contamos con un seguro de viaje para cruceros, ¿debemos pagar la asistencia médica a bordo? En el caso de ocasionar gastos relacionados por la atención sanitaria recibida deberemos pagarlos al final de nuestra estancia en el crucero. Sin embargo, si contamos con un seguro de viaje para nuestro crucero, podremos solicitar el reembolso de esa cantidad una vez de vuelta a casa. Para ello, es importante solicitar a bordo informe médico, recetas y facturas con el fin de aportarlos a la aseguradora y así justificar los gastos de la asistencia médica recibida.
Si bien no es habitual que nos pase nada, pero seamos precavidos, recordemos que cualquier gasto de asistencia médica en un crucero suele ser elevado. Sin incluir tratamientos de urgencia o el traslado en ambulancia, sólo visitar el médico para que nos recete un medicamento con el que no contamos puede llegar a costar 100 euros.
En nuestro viaje, ¿contamos también con asistencia médica en tierra?
Si una vez en tierra, por ejemplo, durante la visita a una de las ciudades del itinerario del crucero, nos accidentamos, lo más conveniente es llamar a la naviera para que nos aconseje si recibir atención a bordo o en tierra, ya que, además de nuestras condiciones de salud, tendremos que tener en cuenta el horario de partida del buque desde el destino en el que nos encontramos.
En caso necesitar un médico en tierra, y en ausencia de seguro de viaje, tendremos que informarnos del centro al que dirigirnos. Los costes de la atención recibida variarán según el país en el que nos encontremos y en función del tipo de centro, es decir, si es público o privado.

En definitiva pensemos un poco que es como otro cualquier viaje, pero en el mar. Disfrutemos del crucero.